• +58 412-65.06.780
  • contacto@elrincondeladecima.com.ve

Categoría: Eróticas

Tres Mujeres

Tres mujeres en mi vida
me hacen la vida increíble
más yo sé que es imposible
seguir con esta movida.
de las tres no hay preferida
y en mi la duda levanta
lo que cada uno aguanta;
pero mis sospechas tengo
ya diferenciar yo vengo
la pura, la infiel , la santa.

La que me dice que es pura
es dulce como la miel,
hace muy bien su papel
pero algo esconde de impura.
En su actuación asegura
jamás haberme engañado
y yo tonto enamorado
pensando en las otras dos
siento el castigo de Dios
y me encierro en mi pecado.

La infiel como bella flor
despierta su picardía
y en su belleza confía
para encontrar otro amor,
y yo con mucho dolor
buscando estoy la ocasión
de descubrir su traición
y ella como buena actriz
siempre esconde su desliz
o su mala condición.

Aquí la cosa no espanta
pero miro con recelo
a aquella que tiene un velo
que ni durmiendo levanta.
Esa me dice que es Santa
y yo todo confundido
veo un misterio escondido
y así como tú lo ves
es mejor dejar las tres
no seguir comprometido.

Ysidro Parra – Venezuela
Derechos Reservados de Autor
23-11-18

Seducción

En tu cuerpo me introduje
donde sin rumbo aparente
mi hombría se hizo presente
el día que te seduje.
Ante el insolente empuje
se mezclaba la humedad,
deleite con libertad
hubo en el hondo orificio
donde yo perdía el juicio
ante tal temeridad.

Tan ardientes como el fuego
las caricias amorosas
ahogaban todas las cosas
que haciamos en el juego.
Yo no sé hasta donde llego
al oler tu obscena piel,
tan solo sé que no es miel;
pero gotas derramadas
caían disimuladas
del jardín de tu vergel.

Desde mi ventana abierta
contemplo tu picardía
y pienso que serás mía
con mis sentidos alerta.
Mi condición se despierta
cuando acostado en mi lecho
las manzanas de tu pecho
siempre en  mi mente presentes
hacen vibrar la serpiente
que a tu Edén tiene derecho.

Admiro tu astucia loca
cuando te veo desnuda
y mi mirada se muda
y en tus muslos se coloca.
La lascivia de tu boca
mi sangre desabotona,
y con mi cuerpo se entona
cuando caes de rodillas
ante la gran maravilla
con la que no se razona.

Ysidro Parra – Venezuela
Derechos Reservados de Autor
02-01-18