• +58 412-65.06.780
  • contacto@elrincondeladecima.com.ve

No a las Drogas

No a las Drogas

Infierno donde se enciende
el más vil de los tormentos,
donde no importan lamentos
y el más honrado se vende.
Y la humanidad no entiende
que la droga es la presencia
que le señala la ausencia
de las virtudes morales,
y cual seres fantasmales
se envenenan con su esencia.

La droga es la maldición
que te perturba la mente,
Te convierte en delincuente
si caes en su adicción.
La droga es la perdición
que te llena de quebrantos
y a la que Dios ni los Santos
bendicen por ser mortal,
la droga es algo infernal
que solo nos trae llantos.

Drogarse es como matar
nuestra más bella ilusión,
es herir el corazón
sin dejarlo palpitar.
Drogarse es dejar de amar
a los hijos, a la madre,
a los hermanos, al padre,
y a todo nuestro universo
es consumir lo perverso
aunque el pecho se taladre.

La droga es la traicionera
doncella de mano fina,
MARIHUANA O COCAÍNA
estarán siempre a la espera.
Si consumes la primera
piensa que es algo muy fuerte,
y si por tu mala suerte
consumieras la segunda
piensa que en el mundo abunda
Vida, Confusión y Muerte.

Ysidro Parra – Venezuela
18/12/2016
Reservados Derechos de Autor.

Ysidro Parra
Ysidro Parra

Decimista, compositor, artesano, maestro, cronista, cuentista, maestro honorario, dedicado al cultivo de la décima desde hace más de 40 años.

Otras Publicaciones

  • HambreHambreEl hambre tiene en un dedo a la tierra acorralada y su cosecha sembrada al mundo le da su enredo. Pues tiene un olor a miedo y acompañamiento insano, El hambre tiende su mano como […]
  • El SidaEl SidaDe luto el mundo se viste por la culpa de un gran mal, una enfermedad mortal que hace tiempo nos asiste. A la ciencia se resiste y en su implacable furor vemos con un gran […]
  • No al AbortoNo al AbortoYo no puedo comprender lo que al mundo está pasando que a niños estén matando no dejándolos nacer. La culpable es la mujer, el médico, la enfermera, la comadrona o partera que los […]
  • El TrompoEl TrompoEs un noble caballero con el cuerpo de madera y para bailar espera tener su punta de acero. Desafiante y altanero al sentirse desvestido pierde en tierra su sentido y al comenzar a […]