• +58 412-65.06.780
  • contacto@elrincondeladecima.com.ve

Violación

Violación

En conmovido reposo
guardando siempre el honor
la mujer con gran amor
aguarda llegue el esposo.
Mantiene su don precioso
como fiel enamorada,
sin saber que mal jugada
ya le depara el destino
se prepara, abre el camino
y lo espera muy confiada.

Pero almas envilecidas,
proscritas y repugnantes,
se deslizan desafiantes
para marcarles la vida,
y les producen la herida
que las oprime y las veja
y la mujer niña o vieja,
los pasos de su ilusión
pierde con la violación
sin tener quien la proteja.

Enferma y muy humillada,
con un horizonte oscuro;
porque ese golpe tan duro
le ensombreció la mirada.
Hoy se siente despreciada,
con manchas y sin virtud
debido a la ingratitud
de aquellos que sin dolor
le mancillaron su honor
y su tierna juventud.

Deberían de CASTRAR
a quienes con sangre fría,
cometen la cobardía
de este bello ser violar.
no los deben perdonar,
ni tenerles compasión
pues sería la solución
de acabar con estos seres
que viven de los placeres
de su gran depravación.

Ysidro Parra – Venezuela
03/01/2017
Reservados Derechos de Autor.

Ysidro Parra
Ysidro Parra

Decimista, compositor, artesano, maestro, cronista, cuentista, maestro honorario, dedicado al cultivo de la décima desde hace más de 40 años.

Otras Publicaciones

  • El SidaEl SidaDe luto el mundo se viste por la culpa de un gran mal, una enfermedad mortal que hace tiempo nos asiste. A la ciencia se resiste y en su implacable furor vemos con un gran […]
  • El TurpialEl TurpialMuy variado y melodioso su canto alegra el ambiente, y aquel que lo escucha siente su trino bello, armonioso, Su plumaje tan vistoso de negro con amarillo a su nombre le da […]
  • No a las DrogasNo a las DrogasInfierno donde se enciende el más vil de los tormentos, donde no importan lamentos y el más honrado se vende. Y la humanidad no entiende que la droga es la presencia que le señala la […]
  • HambreHambreEl hambre tiene en un dedo a la tierra acorralada y su cosecha sembrada al mundo le da su enredo. Pues tiene un olor a miedo y acompañamiento insano, El hambre tiende su mano como […]